25.5.17

HOY... AUNQUE FRACASARE...EN EL TENDRE OPORTUNIDAD.

Articulo invitado.

“Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; más los impíos caerán en el mal” Proverbios 24:16

El mundo está lleno de fracasos. Fracasos grande y pequeños. Nadie nace para fracasar, pero los fracasos son necesarios, porque a través de los fracasos aprendemos lecciones que de otra manera quizá no entenderíamos ni apreciaríamos muy bien. Cuando fallamos, cuando fracasamos lo más importante es levantarnos y persistir.


El más grande ejemplo de persistencia es Abraham Lincoln. Abraham Lincoln nació en medio de pobreza y se encontró rodeado de derrotas a lo largo de su vida. Perdió ocho elecciones, dos veces falló en los negocios y sufrió un quiebre nervioso. El podría haber renunciado a persistir, pero por seguir a pesar de… llegó a ser uno de los mas notables presidentes de los Estados Unidos.

En 1816 Abraham Lincoln fue forzado a salir de su casa y trabajar para apoyar su familia. En 1818 su madre murió, en 1831 fracasó en los negocios, en 1832 se lanzó en campaña por la legislatura del estado y perdió, en 1832, perdió su trabajo y quiso entrar a la escuela de leyes y no pudo.

En 1833 pidió prestado dinero de un amigo para iniciar un negocio y a fin de año estaba en bancarrota. Gastó 17 años de su vida para pagar esa deuda. En 1834 se lanzó en campaña por la legislatura estatal y ganó. En 1835 se casó y su esposa murió. En 1836 tuvo una crisis de nervios y estuvo en cama por seis meses. En 1838 buscó ser el portavoz de la legislatura estatal y fue derrotado.

En 1840 fue derrotado nuevamente en elecciones. En 1843 se lanzó en campaña por el Congreso y perdió. En 1846 se lanzó otra vez en campaña para el Congreso y ganó, haciendo un buen trabajo en el Congreso. En 1848 se lanzó a la reelección del congreso y perdió. En 1849 se buscó el trabajo de oficial de tierras en su estado y fue rechazado.

En 1854 se lanzó en campaña para el Senado de los Estados Unidos y perdió. En 1856 buscó la nominación de vicepresidente en la Convención de partido y obtuvo menos de 100 votos. En 1858 se lanzó en campaña por el Senado y perdió. Y en 1860 fue elegido presidente de los Estados Unidos. Después de perder en campaña por el senado el dijo: Esto es solo un desliz, más no una caída.

Hoy debo aprender de hombres como Abraham y más sabiendo que mi vida está en las manos del Señor. Siete veces cae el justo vuelve a levantarse, Hoy seguiré adelante a pesar de los fracasos.

Señor, Gracias porque en ti está mi fortaleza. Siempre cuento con tu presencia y tu ayuda. Quiero hoy ser perseverante y caminar con la alegría de saber que aún en mis fracasos encuentro una escuela para aprender. Ayúdame a ser perseverante a pesar de mis fracasos. Amén.

Dr. Serafín Contreras Galeano.
www.serafincontreras.com

17.4.17

EL LUGAR DONDE DIOS TE DARA A CONOCER SU PODER.


Una publicación sencilla y corta, pero poderosa, de mi contacto en las redes sociales, Omar Ahmed Galindez, me motivó a rememorar, meditar y escribir sobre las tácticas y estrategias de Dios para pulir. Si, pulir el diamante que quiere sacar de nosotros, para su solo propósito.

Esta es la meditación de Omar:

"A través de los años, he observado que a veces Dios te hará conocer su poder en los lugares mas extraños.

Daniel lo conoció en el foso de los leones.
Sadrac en el horno de fuego.
Pedro en alta mar.
Sansón en el molino y
David frente a Goliat.

Por lo tanto, si alguna vez te encuentras en lo que tu consideras como el lugar mas terrible de tu vida, bien puedes haber llegado a ese lugar, para conocer la plenitud de su gran poder".

Pienso en los hombres y mujeres que a lo extenso e intenso de la Biblia, vivieron vicisitudes irrepetibles en las que la mano de Dios se hizo visible y portentosa.

Noé, durante los 40 días y 40 noches del diluvio con el arca llena de animales.

Abraham, colocando la leña sobre su hijo Isaac para sacrificarlo a Dios.

Jacob, en Mahanaim a la espera de su hermano Esau, a quien años atras había engañado, temiendo por su vida y la de su familia.

José, en la cárcel de Egipto, tras la calumnia urdida por la mujer de su amo Potifar, tras el negarse a dormir con ella.

Moisés, con el mar Rojo delante, los egipcios detrás y el pueblo de Israelí aterrorizado por la persecución del faraón.

Gedeon, con solo 300 hombres enfrentando al inmenso ejercito de los madianitas.

Elias, después de haber degollado a los 400 profetas de baal, huyendo de Jezabeel.

Nehemias, edificando el muro de Jerusalén con una mano y en la otra mano esgrimiendo una espada para defenderse de los enemigos.

Ester, arriesgando su vida al entrar en la presencia del rey Asuero para evitar la aniquilación del pueblo judío, por las infamias de Amán.

Job, con una sarna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza y sufriendo la muerte de todos sus hijos, la perdida de sus bienes y el desprecio de su mujer.

15.4.17

SEMANA SANTA, MAS QUE UNA FECHA; UNA PREPARACION ESPECIAL PARA MEDITAR.


Por tradición celebramos esta fiesta cristiana cada año en recordación de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesús,

Unos la toman de asueto, algunos trabajan normalmente y otros la aprovechan para meditar, orar, estudiar la palabra de Dios que es la Santa Biblia y compartir en familia en el seno de las iglesias.

Pero generalmente nos enfocamos solo en el viernes santo por el acontecimiento de la crucifixión, sin detallar que durante toda la semana ocurrieron aspectos interesantisimos que concatenan un día con el otro, partiendo desde el domingo que marcó la entrada triunfal a Jerusalén de El Mesías Prometido.

Deseo compartirles mi cronograma o agenda, muy personal, de como fue desenvolviéndose cada día hasta el domingo de resurrección.

Domingo; Entrada de Jesús a Jerusalén.

Cuatro días antes de su sufrimiento en la cruz [lo que se conoce como "La Pasión"], Jesús entró en la ciudad de Jerusalén en medio de las alabanzas de la gente.

Ese domingo, Jesús durmió en el pueblo de Betania, en la casa de Lázaro, a quien él había resucitado, la cual compartía con sus hermanas Marta y María.

Lunes; Jesús expulsa del templo a los mercaderes.

Al llegar a Jerusalén, va al templo y lo encuentra lleno de comerciantes haciendo negocios. Los echa, vuelca las mesas y dice que la casa de su padre ha sido convertida en cueva de ladrones.

Por la tarde pasa por el Monte de los Olivos, donde estuvo orando y vuelve a pie a la ciudad de Betania.

Martes; Jesús anticipa a sus discípulos la traición de Judas y las negaciones de Pedro. Profetiza que el templo será destruido.

6.9.16

"SABER VENDER ES IMPORTANTE".

Mi artículo invitado. Por el pastor Daniel González.


“Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, 
y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede”. 2 Reyes 4.7

La venta es lo que hace efectivo todo el esfuerzo de generar algo y además nos permite generar recursos para seguir generando cosas nuevas en el futuro.

En realidad la venta es el eslabón fundamental entre los recursos y las necesidades a satisfacer.

Puedes tener aceite como la viuda, es decir, recursos, talentos, cualidades, capacidades y capacitación, pero si no sabes venderlas no te servirán de mucho.

Por eso Eliseo le dijo a la viuda “ve y vende el aceite” y hoy yo te digo lo mismo a ti, “ve y vende” lo que tienes y entonces podrás crecer en aquello a lo que te dediques y, además, prosperar económicamente como te mereces.

14.7.16

"Y… Todavía me Duele La Traición". Mi meditación invitada.


“Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar.”

Alguna vez te traicionaron, te jugaron sucio bien sea en el matrimonio, noviazgo o aun en el trabajo o ministerio. ¿Te esta doliendo la herida? ¿Quieres perdonar y no puedes? ¿Estás tentado de empezar a pagar con la misma moneda? Lo mas seguro es que llegues a pensar que fuiste un tonto o una tonta, y que eso no te lo vuelven a hacer nunca más.

Son muchas las historias que llegan a mi mail:

– Amo a mi esposa pero me engaño o viceversa.

– Tanto que ayude a esta persona a ser lo que es y ahora como me paga, ni me agradece.

– Todo lo que hice por esta iglesia y ni siquiera una llamada, una visita.

– Era mi mejor amigo o amiga y ahora anda diciendo cosas que no son ciertas.

– De quien menos esperaba una traición, no confío en nadie más.

Y la pregunta infaltable: ¿Qué hago? ¿Y si la/lo perdono y lo vuelve a hacer? Tenemos tres opciones:

Nuestra primera opción es mantener la distancia, queremos sentirnos protegidos y asegurarnos que no volverá a lastimarnos. Es la natural.

Nuestra segunda opción es pagar los platos rotos con personas que no tienen nada que ver con el asunto. Empezamos a contaminar a otros. Es la carnal.

Nuestra tercera opción es perdonar y entregar esa herida a Dios. El es el único que puede sanar, restaurar y renovar nuestras convicciones y nuestra actitud de servicio y compromiso con los demás. Es la espiritual.